Pone Baja California el mal ejemplo

La decisión del Congreso de Baja California de extender el periodo de mandato del Gobernador de dos a cinco años, sienta un peligroso precedente para el resto del país. Desde la reforma electoral aprobada en 2014 por la Legislatura local, se estableció que el Gobernador que resultara electo en estaría en el poder dos años, para empatar la elección estatal con la elección federal intermedia. Sociedad civil y clase política acusan que la modificación hecha la noche del 8 de julio en sesión extraordinaria y con respaldo de diputados de oposición, representa un ultraje a la democracia y a la voluntad ciudadana que el pasado 2 de junio votó en las urnas por una administración de dos años; la dirigencia de Morena, en tanto, afirma que prolongar el mandato del próximo Gobernador de su partido, Jaime Bonilla, es lo que más conviene a la entidad. #YAENSERIO