#VALALISTA Antimonumentos, protestas vivas

Ante la falta de respuesta de la autoridad por hechos trágicos que siguen en la impunidad en el país, la sociedad civil ha tomado el espacio público de la Ciudad de México para colocar “antimonumentos” que buscan evitar el olvido de la sociedad y el gobierno.

Es el México adolorido por asesinatos, desapariciones, feminicidios, muertes por negligencia o corrupción que no se han resuelto. Estas son algunas de las heridas que le recuerdan al gobierno que aún hay pendientes en justicia.

Feminicidio

La antimonumenta, nombrada así por ellas, fue instalada por madres y familiares de víctimas de feminicidio el 8 de marzo de 2019 durante la marcha #8M por el Día Internacional de la Mujer, en avenida Juárez, frente al Palacio de Bellas Artes.

Las manifestantes que la colocaron señalaron: “Este antimonumento es para recordar que sigue sin haber justicia para las mujeres en México, que seguimos desapareciendo y que nos siguen matando”.

Cruz de Vida

Ubicado entre Insurgentes y Sullivan, frente al Monumento a la Madre, el antimonumento Cruz de Vida, fue colocado para recordar a las mujeres que han sido víctima de homicidio, discriminación o maltrato. Aunque no hay una fecha definida de la colocación de este monumento, la organización Voces de la Ausencia, Víctimas de Feminicidio y Dasaparición, AC, la han utilizado desde 2018 para misas y llamados a la unidad de familias víctimas de feminicidio y desaparición.

ABC

Frente a las oficinas centrales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Paseo de la Reforma, institución a la que pertenecía la Guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, se instaló el antimonumento para recordar a los 49 niños fallecidos el 5 de junio de 2009, durante un incendio que, de acuerdo con los peritajes del momento, pudo haberse evitado. Fue colocado el 5 de junio de 2017, donde cada año asisten los padres de los menores exigiendo justicia y gritando la consigna “Nunca más”.

Ayotzinapa

El +43 se colocó el 26 de abril de 2015 sobre avenida Reforma y recuerda no sólo a los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa en septiembre de 2014, sino a los de todo el país.

“Sirve para que el mundo sepa que aquí hubo un crimen de Estado y que no son sólo 43 desaparecidos, sino que hay miles en el país, por eso el signo de más”, explicó Cristina Bautista, madre de uno de los normalistas ausentes.

Te recomendamos leer esto:  Militares en retiro preparan protesta en Palacio Nacional

David y Miguel

Familiares y amigos de David Ramírez y Miguel Ángel Rivera erigieron un memorial sobre Paseo de la Reforma en recuerdo de los jóvenes secuestrados en enero de 2012 cuando se dirigían a Zihuatanejo para festejar el cumpleaños 20 de uno de ellos.

La escultura, en forma de T dividida a la mitad para representar a ambos, fue colocada a un costado de la Torre El Caballito, en enero de 2018. Es un recordatorio para las autoridades sobre el caso que permanece inconcluso.

Mineros sepultados

El 19 de febrero de 2018, doce años después de un derrumbe que dejó atrapados a 65 mineros en Pasta de Conchos, Coahuila, familiares instalaron el antimonumento +63 sobre avenida Reforma frente al edificio de la Bolsa Mexicana de Valores, sitio donde se mueven las acciones de Grupo México, propietaría de la mina.

El día de la tragedia, sólo dos cuerpos fueron rescatados, pues la empresa y el gobierno se negaron a recuperar los 63 restantes. Los deudos aún esperan justicia.

Bicicletas fantasma

Cada que un ciclista es arrollado y muerto por algún automovilista, agrupaciones que usan este tipo de transporte pintan de blanco la unidad y la cuelgan de un poste o árbol, a veces con un cartel, cerca de la escena del hecho.

Además de ser un antimonumento, pretende ser un recordatorio a la autoridad para mejorar las ciclovías y para que los automovilistas comprendan que deben compartir la misma vía de tránsito.

No se olvida

El antimonumento al movimiento de 1968 fue colocado el 2 de octubre de 2018 en la jardinera entre la Plaza de la Constitución y avenida Madero. La instalación es una placa que recuerda los 50 años del movimiento estudiantil.

La figura, de tres metros de altura, llegó camuflada dentro de una gigantesca piñata con el rostro de Gustavo Díaz Ordaz en una camioneta de redilas que se perdía entre la marcha conmemorativa del hecho trágico.

Recordatorios vivientes que ninguna autoridad se atreve a retirar.

#VALALISTA?