Urgen contrapesos al gobierno

El proyecto de concentración del poder de López Obrador se está topando con problemas económicos y de inseguridad, los cuales están detonando límites y contrapesos. La capitalización de dichos problemas podría significar la recuperación de contrapesos democráticos en el país. 

 Los partidos políticos de oposición y la sociedad civil se encuentran neutralizados; la prensa ha sido desplazada por las mañaneras. Actores fundamentales de la democracia no están actuando lo que lleva al regreso de un autoritarismo.   

Hechos como Culiacán que accionó al ejército, la crisis migratoria, nubarrones económicos y la participación del FMI, han detonado límites imprevistos que podrían significar una contención al deterioro de la democracia. 

Partidos de oposición fuertes, que se encuentran ausentes, son un elemento necesario para que el contrapreso democrático funcione y haya un cambio político que mejore la calidad de nuestra democracia.

La crisis de inseguridad y económica debería ser aprovechada por la oposición para recuperar la salud democrática de México.

#OPINAENDICES