#OPINAENDICES La otra cara de la crisis petrolera

La pandemia por #COVID19 colapsó los precios del petróleo y en México la autoridad frenó permisos al sector privado para operación y abasto de combustibles, con lo cual se reduce la competencia afectando, al final al consumidor, afirma Jaime Williams, coordinador del Grupo de Petrolíferos, de la Comisión de Energía de Coparmex.

El experto en el sector refiere que los precios de las gasolinas en México están bajando gracias a la competencia que existe entre las distintas marcas de gasolina, lo cual da a los ciudadanos libertad para elegir dónde comprar con base en marca, precio, servicio, calidad de producto.

Sin embargo, agrega, la participación privada está muy limitada, ya que se ha minado el apoyo a las inversiones y la expedición de permisos, 

“Lamentablemente, el día de hoy la Comisión Reguladora de Energía tiene a las empresas privadas de rehenes, retrasa las solicitudes y actualizaciones de permisos, y da largas a las cesiones de permisos de estaciones de servicio privados”, refiere Williams.

Agrega que la Secretaría de Energía ha complicado inexplicablemente el otorgamiento de los permisos de importación a empresas privadas e internacionales, reduciendo la competencia en detrimento del consumidor. 

“Esto, más que afectar a grandes grupos nacionales o trasnacionales, afecta al pequeño empresario mexicano que ve ventajas en cambiar su marca para darle mejor servicio a sus clientes y te afecta a ti consumidor, no permitiéndote escoger lo que te gusta, como lo haces en otros ámbitos de tu vida”, considera.

Williams asegura que México necesita un regulador independiente y apartidista que promueva un mercado abierto y que promueva la participación privada para aumentar las opciones de importaciones competitivas y aprovechar los bajos precios internacionales, en beneficio del consumidor.

Te recomendamos leer esto:  Mujeres, sin inclusión financiera

“Después de esta crisis vendrá la etapa de reactivación económica y México necesitará acelerar su crecimiento, y para ello es de vital importancia fomentar la inversión.

“El sector privado está listo, puede y debe participar en el suministro de combustibles dando opciones y flexibilidad al mercado. También está listo para invertir en infraestructura para que el usuario tenga mejores opciones de suministro y el consumidor final pueda beneficiarse de la libre competencia”, afirma.

#OPINAENDICES