#OPINAENDICES Ejército constructor, política peligrosa

Además de costosa e ineficiente, la iniciativa presidencial de que el Ejército construya 13 mil sucursales del Banco del Bienestar es una mala y peligrosa política, advirtió Enrique Díaz-Infante, especialista en sector financiero y seguridad social. 

En una primera etapa, dijo, se construirán 2 mil 700 sucursales y serán edificadas por el Ejército a un costo de 10 mil millones de pesos y 6 mil millones de operación anual.

El especialista reconoció que hay un déficit del sistema financiero para acercar los recursos de los programas sociales en zonas alejadas del país, como lo ha dicho Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, aseveró, esa carencia “no justifica que la manera óptima de resolverlo sea con la intervención del Estado como administrador y operador de sucursales”.

Díaz-Infante alertó que la medida va a inhibir la creación y operación de las Sociedades Financiera Populares (Sofipos), de las Cajas de Ahorro y Préstamos (Socaps) o cooperativas, además de generar la competencia desleal con la banca.

Recordó que solo el 74 por ciento de los municipios del país tienen acceso a los servicios de ahorro y contratación de créditos.

Sería más eficiente, dijo, que el Estado se avocara a darles fondeo a estos agentes financieros y apoyarlos con una mejor regulación.

Anticipó, además, que los ahorros a utilizar provienen —según ha dicho Zoé Robledo, titular del IMSS—, de las pensiones y de las utilidades de los trabajadores de la Banca de Desarrollo, considerados derechos adquiridos.

“Las pensiones son de los trabajadores, no del Estado. Y las utilidades van a ser litigadas por los trabajadores de la Banca de Desarrollo. Esto seguramente retrasará los tiempos de López Obrador”, adelantó.

Te recomendamos leer esto:  Urge reforma para pensiones dignas

Esta política, “de corte echeverrista”, busca ganancias político-electorales, acercarse a las clientelas de López Obrador para trabajarlas mediante apoyos, argumentó.

Asignarle al Ejército la construcción de las sucursales es asegurar la lealtad de los verde olivo.

“Es un gran riesgo para la democracia darle tantos recursos y funciones al Ejército. La pregunta es: ¿Después será posible regresar a los militares a los cuarteles?”, refutó.

#OPINAENDICES