TIJERA A SALUD, TRABAJO…

El presidente Andrés Manuel López Obrador modificó el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 sin intervención de la Cámara de Diputados. A modo, castigó las dependencia de servicios a los mexicanos, como la Salud, Trabajo y Turismo, y canalizó los recursos a las dependencias que llevan sus obras faraónicas.

Según la Cuenta Pública 2019, el mandatario reasignó los recursos públicos de las 26 dependencias (o ramos administrativos). A 10 de ellas, les recortó 48 mil 339 millones 721 mil 254 pesos para mandarlos a 16 áreas que consideró prioritarias, como la de Energía, Defensa Nacional y Comunicaciones y Transportes. 

Estas secretarias están encargadas de las tres principales obras que impulsa el gobierno federal: el Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía y la Refinería de Dos bocas.

También el mandatario subió 55.84 % los recursos a la Secretaría de la Función Pública, la cual, entre sus funciones, “erradica la corrupción de la vida pública”. Lema principal de la actual administración. 

En total, los diputados federales aprobaron 1 billón 136 mil 594 millones 413 mil 948 pesos para los ramos administrativos, pero el gasto fue de 1 billón 308 mil 889 millones 81 mil 488 pesos; es decir, 172 mil 926 millones 978 mil 857 pesos menos.

#EsNeta?