Nueva era de terrorismo fiscal

Con la reforma fiscal aprobada el pasado 15 de octubre en la Cámara de Diputados, buenos empresarios podrían ser acusados de ser parte de la delincuencia organizada. 

Es el inicio de una nueva forma de terrorismo fiscal, alerta Coparmex.

Un ejemplo de cómo podría operar esta ley es la historia de Pedro, un empresario que en 2013 invierte 20 millones de pesos en la compra de maquinaria de impresión para su negocio, a través de crédito bancario a pagar en cinco años.

Termina de pagar su crédito puntualmente en el 2018, pero este año el SAT determina auditarlo. Como parte de la documentación, Pedro junto con su contador muestran la factura de la compraventa, pero la autoridad no haya datos de la empresa que le vendió el equipo.

Esa fábrica pudo haber cambiado de domicilio, cambiar su RFC, cambiar de giro o haber cerrado. Sin embargo, el SAT juzga dicha compra como una operación simulada o inexistente, por lo cual le imputan el delito de delincuencia organizada al estar involucrados Pedro, su contador y el proveedor.

En este escenario, mientras se investiga el caso, Pedro y su contador deben permanecer en prisión, el gobierno expropia el negocio y maquinaria de Pedro y ponerlos a la venta mediante subasta.

Meses después, resulta que Pedro es inocente, entonces saldría de prisión con sus bienes vendidos y sólo recibiría a cambio lo que Estado consideró que valió su patrimonio.

Este caso, en que no se consideró la presunción de inocencia, ocasiona a Pedro un daño irreparable.

#ESNETA?