México vive al día en abasto de gasolina

México vive al día en abasto de combustible. Mientras que otros países de la OCDE tiene reservas de combustible de casi un mes, México puede distribuir gasolina de manera inmediata tan sólo por 3 días, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía, contra una reserva para 22 días con que cuenta Francia, 27 días Estados Unidos, 31 días el Reino Unido y 56 días en el caso de Italia. Pemex enfrenta dos situaciones adversas: carece de infraestructura suficiente para almacenar combustibles y se recortó la inversión en este tipo de complejos. La petrolera mexicana cuenta con 74 terminales y reparto de gasolinas. De éstas, 35 se conectan a través de ductos, el resto se distribuye en pipas, buques y ferrocarril. Muchas de estas terminales tienen equipo obsoleto y hay poco dinero para actualizarlas, según reconoce el Plan de Negocios de Pemex sin precisar el número de complejos obsoletos. Para 2019, tiene un presupuesto de 177 millones de pesos para proyectos de infraestructura de almacenaje, un 93.5 por ciento menos que en 2016. Esta infraestructura es tan precaria que cualquier evento afecta la distribución. Por eso cuando el gobierno cerró los ductos para combatir al huachicol a principios de enero pasado, varias ciudades del Bajío y Centro vivieron escasez de gasolina. Frente a este escenario, el gobierno emitió una regulación en 2018 que obliga a México a tener un inventario mínimo de combustible de 11 días para 2025. Para ampliar las reservas es necesaria la inversión privada, pero hasta ahora existen cuatro terminales privadas en operación. De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía, hay 42 permisos para nuevos proyectos de almacenamiento de combustibles. Además, se estiman inversiones por 2 mil 862 millones de dólares, según el Plan de Negocios de Pemex. Sin embargo, la inversión continuará a paso lento, pues la mayoría entrará en operación en tres años, según el plan trazado por el gobierno.
#ESNETA