Finanzas públicas en jaque

Los ingresos presupuestales del gobierno aceleraron su caída con una baja de 19.2 por ciento en julio, tendencia que implica un momento crítico para las finanzas públicas del país y la capacidad futura para el cumplimiento de pagos comprometidos y el financiamiento de las políticas y servicios públicos.

Desde hace meses las cifras de Hacienda reflejan que los ingresos del gobierno no son suficientes para hacer frente a los gastos presupuestados debido a la menor recaudación tributaria asociada a la desaceleración económica.

Otros factores que contribuyen al problema son la caída de los ingresos petroleros y los fuertes gastos extraordinarios, no presupuestados, como los recursos utilizados para el rescate de PEMEX.

Caída de ingresos y gastos crecientes crean una tormenta perfecta para las finanzas públicas que requerirá de un diálogo informado y la instrumentación de medidas fiscales responsables y efectivas con una óptica de largo plazo

#ESNETA?