Canjear programas sociales y funciones esenciales de gobierno por la entrega directa de dinero, reduce los derechos de los ciudadanos y los hace más dependientes del gobernante en turno.