Contra austeridad, Attolini goza la F1

Antonio Attolini, coordinador técnico de Vinculación Internacional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) asistió al Gran Premio de la Fórmula 1 el fin de semana en una zona cercana a los pits, donde los boletos más económicos fueron de 6 mil pesos.

En un video difundido en redes sociales, el funcionario dice “a mí me invitaron (…) un grupo de empresarios nacionalistas”.

De acuerdo con el Artículo 20 del Código de Ética para los funcionarios publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 5 de febrero por la Secretaría de la Función Pública, los servidores públicos tienen prohibido recibir obsequios.

Además, entre los 50 lineamientos para el combate a la corrupción y la política de austeridad republicana en el Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) determinó el 15 de julio del año pasado, en el punto 47, que “ningún funcionario público podrá recibir regalos cuyo valor exceda los 5 mil pesos”.

Tanto AMLO, como Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México anunciaron desde el cambio de administración la intención de suspender la F1 por el gasto que representaba.

Meses después, Sheinbaum anunció que sí habría F1, con inversión completamente empresarial. El fin de semana, también ella estuvo presente en el magno evento del automovilismo en México.

#UNDETALLITO